Me encanta la pasta, de hecho es mi plato favorito, por su versatilidad a la hora de combinarla, porque se puede comer tanto fría como caliente, en fin hasta he hecho raviolis de chocolate con relleno de fresa.

Que más se le puede pedir a esta comida.

En mi casa era tradición que los domingos la nonna (abuela en italiano) hacia la pasta a mano en casa para que viniera toda la familia a comer, y te digo que nos juntábamos unos 15 0 20 dependiendo de la temporada.

Qué lindo recuerdo de esa época, creo que dé ahí nace este amor por comida tan rica.

También decirles que en argentina a toda la pasta sin relleno en general se le llaman fideos, luego se especifica si quieres macarrones, espaguetis o tallarines, etc.

Y a la hora de comerlos somos muy guarrones y los comemos nadando en salsa, cosa que a los italianos no les gusta demasiado, pero que le vamos a hacer, si la salsa esta buena, es un excelente complemento.

También es cierto que si la pasta es rellena o tiene una buena composición no es necesario ponerle salsa, con un simple aceite aromático o una mantequilla, y por supuesto una buena dosis de parmiggiano, será más que suficiente para disfrutarla.

La receta original que hacia la nonna en casa era:

1 huevo por cada 100g de harina o sea que en un kilo de harina iban 10 huevos y alcanzaba para 10 personas, más la salsa que por lo general llevaba un buen trozo de carne de ternera.

Para disfrutar en los mediodías de invierno, porque luego de esa ingesta no quedaba voluntad para moverse mucho.

Con el paso del tiempo fui modificando un poco la receta, para que resultara una pasta más liviana, acorde a estos tiempos.

Los puntos clave para el éxito a la hora de elaborar la pasta es el amasado y por supuesto el reposo.

Como verán en la receta de más abajo también la harina cumple una función fundamental, y sin menospreciar la recta de la nonna, los tiempos han cambiado y los huevos y las harinas, también, yo no son los huevos de sus gallinas, ni la harina que traía el tío del campo.

Es por esto y también porque investigando las harinas que usan los italianos para elabora sus pastas, elegí esta receta que es la que mejor resultado me ha dado.

Estas harinas las van a encontrar sin dificultada en cualquier casa de venta de productos italianos.

Pasemos a la receta

me-encanta-la-pasta-m

MI RECETA BASE PARA PASTA SIN RELLENO (PAPARDELLE AL HUEVO )

Ingredientes:

  • Harina de trigo tierno de ser posible: 600 gr
  • Semola de trigo duro: 400 gr
  • Huevos: 7 un.
  • Agua: 100 gr. aprox.
  • Un chorrito de aceite de oliva.

Elaboración:

En un bol poner las harinas, y ahuecar en el centro, donde colocaremos los líquidos. Batir ligeramente los huevos con el agua. Iremos integrando la preparación y cuando tengamos los liquido y los sólidos unidos lo volcamos en la mesa de trabajo y comenzamos a amasar hasta tener una masa lisa y tierna. Dejamos reposar ½ hora, tapada con un film para que no se seque, luego la estiramos con maquina o con rodillo, para cortar la pasta.

Si estiramos con maquina la pasaremos unas 4 veces por la maquina y la dejaremos un punto antes del último más fino.

Si la estiramos con el rodillo la dejaremos de 2 milímetros de espesor.

Los papardelle son anchos de unos 2 cm.

Para estira a mano recuerden siempre ir poniendo harina debajo para que la masa no se pegue.

Cortar la masa en dos o tres trozos para que sea más fácil de estirar.

Para cortar a mano la pasta, coger una porción de los estirado y enrollar por los dos extremos hasta que se junten en el centro, siempre con harina en la superficie para que no se pegue , cortar el ancho que más les guste, si son papardelle de unos 2 cm.

Para cocinarlos abundante agua hirviendo con sal, y 2 o 3 minutos, según vuestro gusto.

No dejéis de probar el hacer la pasta en casa, verán que toda otra dimensión.

Que disfrutéis de este fin de semana largo.

 

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *